Economía Carcelaria

Dicen que no hay mal que por bien no venga. El día de ayer el periódico Times-Picayune anunció que dejará de circular diariamente en forma impresa para hacerlo solamente tres veces a la semana y centrarse en su versión digital. El Picayune fué fundado en 1837 en Nueva Orleans cuando esta ciudad todavía era territorio español. Ha sido galardonado varias veces con el Premio Pulitzer, máximo reconocimiento periodístico en la Unión Americana, siendo de vital importancia en la cobertura de los estragos ocasionados por del Huracán Katrina en 2005. Su desaparición en formato impreso dejará a Nueva Orleans como la ciudad más grande de los Estados Unidos sin un periódico de circulación diaria.

La ventaja (y por eso digo que no hay mal que por bien no venga) es que el Times-Picayune esta disponible en Internet y seguirá produciendo periodismo de altísima calidad. Pisando los talones del Huftington Post, primer periódico disponible exclusivamente en linea, el Times-Picayune pretende explotar las nuevas tecnologías digitales en beneficio de su labor informativa, lo cual, dicho sea de paso, nos permitirá leerlo (al menos a quienes hemos pasado alguna temporada ‘del otro lado’ y hablamos inglés) incluso desde la Sierra Sur de Oaxaca.

El más reciente reportaje de profundidad del Times-Picayune es un trabajo en 8 partes con el título “Luisiana Encarcelada. Como Construimos la Capital Mundial de las Prisiones” (Louisiana Incarrcelated: How we built the world’d prison capital). En este trabajo el Times-Picayune analiza la industria carcelaria y las razones detrás de tan alta población de internos. Louisina sobrepasa dos veces el promedio de población carcelaria de los Estados Unidos, tres veces la de Iran y siete veces la de China. Entre las razones se puede encontrar los intereses económicos de las asociaciones público-privadas (PPPs), los subsidios a los sheriffs municipales por la administración de cárceles y su eficiencia como fábricas autosuficientes con trabajo cautivo. Sin duda una fuente de trabajo para muchos, el sistema carcelario en Louisiana brinda la oportunidad de realizar una carrera profesional dentro de su burocracia y permite el comercio de internos y su trabajo. Sin embargo, tal conjunto de intereses contamina las discusiones legislativas sobre reformas legales que permitirian reducir la población carcelaria y tener un mejor sistema de justicia.

Una experiencia de donde podemos aprender varias lecciones . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: